Entre las nuevas expresiones artísticas el graffiti o las intervenciones del arte urbano ha generado su propio lugar y el derecho – en especial el de la propiedad intelectual- no ha abordado sus consecuencias o sus parámetros legales.

En primer lugar debemos establecer que el graffiti es como tal una obra dado que es una expresión de la personalidad del autor. Si este autor realizar una adaptación de otra obra o si realiza una intervención con elementos de collage o técnicas mixtas – consideraciones artísticas aparte – sigue siendo una obra original y por lo tanto digna de la protección del derecho.

Zase-Graffiti

¿Qué pasa cuando la obra se realiza en un soporte donde el autor – o autores- no cuentan con la autorización para fijar su obra? El derecho de propiedad intelectual no tiene una respuesta única para esto pero podríamos establecer dos grandes variantes desde el punto de vista jurídico:

Es una obra y por lo tanto una vez fijada en el soporte el dueño del soporte debe obtener una autorización del autor para poder borrar, quitar o modificar la obra. Inclusive deberá solicitar autorización si quieren hacer uso comercial del material fijado.

No es una obra ya que no puede nacer un derecho – de propiedad intelectual – por un acto ilícito como es pintar o dañar según como se lo pueda ver un objeto (pared, tren, puertas o inclusive la calle) en forma permanente. Pueden hacer uso de la obra, removerla, venderla o destruirla, pero en usos posteriores deberán reconocer al autor.

Sin duda existe responsabilidad derivada del hecho en los términos del código civil para quien realice un graffiti y no cuente con la autorización ya que si genera un daño hay obligación de resarcir el daño causado. Si son menores, los responsables serán los padres.

¿Deja de ser obra entonces el graffiti en base a su forma de creación? No lo creo,  pero nos plantea dudas y las respuestas están en la casuistica.

Si la obra es por encargo y se pinta en una pared con autorización se deberá pedir autorización pare removerla o modificarla. Lo recomendable es que exista un contrato sobre la cesión de los derechos de la obra y poder disponer de la obra sin problemas legales.

El tema queda abierto y genera muchas expresiones a favor y en contra…

Guillermo Navarro

BILDENLEX ABOGADOS

www.bildenlex.com

  1. abril 18, 2017

    Thanks, great article.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

logo-footer